Enfoque Integral
Inicio » Desarrollo Humano » La evolución de la conciencia

La evolución de la conciencia

 

*Por Gabriela Soberanis Madrid

“Somos  lo que pensamos. Todo el mundo surge de nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos hacemos el mundo.” Buda Gautama

Deepak Chopra es uno de los referentes más destacados en el tema de la evolución de la conciencia. La conferencia magistral que ofreció el escritor y metafísico el domingo pasado sobre “El futuro del bienestar” ha sido una gran oportunidad para nuestra sociedad de tener contacto con uno de los más eminentes comunicadores de nuestro tiempo. Sin duda, un comunicador pausado, más centrado en ofrecer mensajes útiles y ejemplos claros que en exponer con elocuencia o carisma el tema que vino a compartirnos.

En sus obras, Chopra ha promovido la comprensión de la conciencia como potencial puro y como un medio para aumentar nuestra capacidad de intuición, creatividad, toma de decisiones, curación y el despertar de potenciales dormidos. En mis reflexiones después de escucharlo, me he quedado con una pregunta al aire que hoy quiero aterrizar ¿cuántos de lo que tuvimos oportunidad de escucharlo alcanzamos a comprender la trascendencia de los contenidos abordados?

En un discurso donde se fusionó la espiritualidad con la ciencia, se abordó la trascendencia de la evolución de la conciencia como elemento clave para alcanzar el bienestar futuro. La propuesta es clara: es fundamental que aumentemos nuestra comprensión de la conciencia y el impacto que tiene en las realidades individuales y colectivas que vivimos. En la medida que comprendamos lo que significa evolucionar en la conciencia, tanto más aumentará nuestra capacidad para disfrutar de un bienestar integral. Es decir, un bienestar en los diferentes planos que conforman nuestra existencia: el físico, el emocional, el espiritual, el social y el financiero.

Me parece atinado que Chopra haya hecho una aproximación del tema de la conciencia desde la perspectiva del bienestar, porque seamos honestos, ¿cuán atractivo podría ser titular una conferencia “La evolución de la conciencia” cuando todavía se tienen muchas dudas sobre lo que es la conciencia en sí? Bien, entonces partamos de ahí, ¿qué es la conciencia? ¿qué significa evolucionar en este plano?

La conciencia es la capacidad que tenemos los seres vivientes para percibir y reaccionar a los estímulos que nos rodean. Cuando hablamos de la “evolución de la conciencia” nos referimos a la capacidad de percibir y reaccionar frente a cada vez más tipos de estímulos. Evidentemente, la conciencia humana ha tenido que evolucionar debido a la infinidad de estímulos que existen a nuestro alrededor. Los estímulos ejercen un impacto en nuestro sistema y ese impacto, de muchas formas, se manifiesta en algunos de los desafíos existenciales que afectan a la humanidad.

¿Cuáles son esos problemas existenciales del mundo contemporáneo? ¿qué es aquello que nos aflige, a lo que no hemos encontrado respuesta y que en muchos sentidos obstaculiza nuestra evolución?

No podemos decir que estamos progresando si ignoramos o somos indiferentes a los problemas que enfrenta el mundo en general. Estos problemas existen y son parte de nuestra realidad. Los encontramos en nosotros como individuos y en nosotros como sociedad.  Algunos de los síntomas claros de una generación que sufre grandes afectaciones es la pérdida del sentido de individualidad, la falta de esperanza y sentido de vida, la pobreza económica y también de espíritu. Vemos traducidos estos síntomas en graves problemas de depresión y desaliento en constante aumento, adicciones que se han agravado generando dramáticas repercusiones sociales, legales y económicas, y agresiones que se manifiestan en forma de conflictos, abandono familiar, pobreza extrema y delincuencia.

Y ¿qué tiene que ver la conciencia con las problemáticas que estamos enfrentando hoy día como humanidad?

Significa que tenemos que parar de pensar sólo en nosotros y en creer que lo que vemos es todo lo que existe. Evolucionar en la conciencia es estar dispuestos a abrazar una infinidad de experiencias y de temas de carácter universal a los que no podemos ser ajenos. Significa que nos abrimos a la expansión de nuestras percepciones, donde es inminente integrar la espiritualidad en la interpretación de nuestros mundos. Expandir nuestra conciencia es ver el lado oscuro de las condiciones en que vivimos hoy y desarrollar la capacidad para comprender la naturaleza exacta de los problemas que estamos enfrentando y que enfrentaremos en el futuro como humanidad. Evolucionar en nuestra conciencia significa que estamos en la búsqueda de soluciones y alternativas para una sociedad con diferentes retos, pero también con diferentes valores y visiones del mundo. Significa que genuinamente aceptamos nuestras disimilitudes, dejamos de lado el egocentrismo y nos abrimos a nuevas comprensiones de nuestra sociedad, de nuestra humanidad, de nuestro mundo y del universo. Una apertura que nos permita vencer enfermedades, pobreza, hambre, la falta de educación y  ¿por qué no? la infelicidad.

Es una responsabilidad personal profundizar en nuevas dimensiones y transitar vínculos desconocidos con la existencia. La conciencia no es fija. Debemos adherirnos a la posibilidad de que tiene que expandirse en aras de que podamos evolucionar de verdad. Y cuando hablamos de evolucionar en la conciencia, hablamos de la evolución de la mente, del mundo psicológico de los seres humanos; es decir, de sus pensamientos, de sus sentimientos, de sus motivaciones, su sistema de valores, su percepción acerca de la salud y la enfermedad física, emocional y espiritual; sus ideas acerca del dinero, la educación, el medio ambiente, la sexualidad, la política y mucho más. Una evolución que no podemos etiquetar ni como lineal ni como rígida. Estamos hablando de una evolución en espiral. Evolucionar nuestra conciencia significa que somos capaces de fundir la ciencia moderna con la espiritualidad posmodernista.

Hagamos una pausa y preguntémonos sobre los niveles de conciencia que estamos experimentando y que experimentaremos en el futuro a nivel individual y colectivo, y de qué manera esto va a impactar en nuestro bienestar. Tengamos en cuenta que la conciencia es una capacidad estrictamente interna del individuo, nadie puede hacerla evolucionar excepto uno mismo y se amplía en la medida que maduramos y descubrimos las soluciones para nuestros dilemas.

Por eso, no cabe duda que el siguiente escalón del desarrollo humano es la evolución de la conciencia. Es lo único que podrá garantizar el futuro del verdadero bienestar.

*Dirección General Enfoque Integral

Consultoría, Capacitación y Coaching para el éxito

gsoberanis@enfoqueintegral.com.mx