Enfoque Integral
Inicio » Desarrollo Empresarial » El tiempo: el único recurso que verdaderamente nos pertenece

El tiempo: el único recurso que verdaderamente nos pertenece

Gabriela Soberanis Madrid, Enfoque Integral

Gabriela Soberanis Madrid, Enfoque Integral

*Por Gabriela Soberanis Madrid

“El tiempo es la divisa de tu vida. Es la única divisa que tienes, y solo tu puedes determinar como será gastada. Se cuidadoso y no permitas que otras personas la gasten por ti.”
Carl Sandburg

 

¿Pasas tu tiempo de la forma que realmente deseas? ¿las actividades que realizas te satisfacen y benefician? ¿te sientes sobrecargado de actividades? ¿puedes encontrar periodos sin interrupciones cuando así lo requieres? ¿sientes que siempre deberías estar ocupado haciendo algo productivo? ¿postergas las tareas que te desagradan? Estas son sólo algunas de las preguntas que podemos hacernos en torno a la forma en que empleamos uno de los recursos más valiosos del que disponemos: el tiempo.

Sino administramos adecuadamente el tiempo, entonces no podemos administrar ningún otro recurso, ya que no hay una sola realidad que se sustraiga del tiempo. Peter Drucker – padre de la administración moderna – lo expresó con éstas palabras: “El tiempo es el recurso más importante; quien no lo sabe administrar no sabe administrar nada.

El tiempo es un recurso inexorable. No puede ahorrarse, ni acumularse, ni prestarse. Lo más que podemos hacer es utilizarlo a medida que va llegando. Podemos decir que no tenemos suficiente, pero esto nunca será cierto, pues el tiempo es uno de los recursos más equitativos del que disponemos los seres humanos. A todos se nos ha otorgado la misma cantidad. Entonces, ¿por qué es tan fácil caer en la percepción de no tener tiempo?

 

Me parece que podemos dar respuesta a la pregunta planteada revisando la forma en que las personas seleccionan y distribuyen las actividades que realizan. Cuando tenemos dificultades para priorizar y ejecutar nuestras tareas, fácilmente quedamos atrapados en la sensación de que el tiempo no es suficiente. Administrar nuestro tiempo significa administrarnos a nosotros mismos, ya que es una responsabilidad personal hacer un buen o mal uso del tiempo. El arte de hacer que sirva para nuestro beneficio y de quienes nos rodean (familia, empresa, sociedad) es lo que llamamos Administración del Tiempo. En otras palabras, sino te beneficias del uso de este recurso, sencillamente no lo estás administrando y, lo que es peor, lo estás malgastando.

 

Está visto que no podemos incrementar la cantidad de tiempo del que disponemos. Sólo podemos controlar la forma en que lo empleamos. Por lo tanto, la forma en que empleas tu tiempo define mucho de quién eres. Dice mucho más de ti que aspectos relacionados con tu imagen, la forma en que te expresas o lo que dices que es importante en tu vida. Muchas personas dicen algo y hacen todo lo contrario. Si dices que para ti es importante ser productivo y no inviertes tiempo a la planeación y la organización, entonces te estás contradiciendo. Si dices darle importancia a tu familia y sin embargo inviertes muy poco tiempo en convivir con ella o en hacer espacio para hablarles o visitarlos, entonces te estás contradiciendo. Dicho de otra forma, la manera en que empleas tu tiempo y los valores que rigen tu vida, tienen una relación directa.

Las personas operan bajo la falsa creencia de que tendrían tiempo para hacer todo lo que quieren y deben, empleando una de estas dos estrategias (o las dos): trabajar más rápido y/o trabajar más horas. Éstas son estrategias pobres para administrarnos a nosotros mismos y establecer una escala de valores sobre las cosas que son importantes en nuestra vida. Ninguna de éstas dos alternativas ha probado su eficacia a la hora de emplear sabiamente el tiempo del que disponemos. Por eso es menester aceptar esta verdad: no importa cuánto hagamos, siempre hay más por hacer. Hemos de enfrentar el desafío de priorizar y tomar la decisión de hacer unas cosas y otras no. Dejemos de actuar como si pudiéramos hacer todo o de postergar lo que es inminente realizar. El gran desafío de la administración del tiempo descansa en la habilidad de identificar las prioridades de nuestra vida y de llevarlas a cabo sin pretexto alguno. Dicho de otra forma, saber administrar nuestro tiempo es una cuestión de compromiso. Un compromiso total y absoluto con lo que es más importante para nosotros.

 

En conclusión, un aprovechamiento adecuado del tiempo permite disfrutar del trabajo y su descanso. De las prioridades personales y laborales que tengamos. Sabemos que estamos haciendo un buen uso de éste recurso cuando llevamos vidas relajadas, cuando disfrutamos las actividades que realizamos, cuando eliminamos de nuestras vidas la prisa y la procrastinación y por lo tanto, disminuimos el estrés y las preocupaciones. El tiempo es un recurso que nos fue otorgado para ser nosotros quienes decidamos sobre el, y no dejar que él nos domine. Pero nadie podrá dominar su propio tiempo mientras no esté primero dispuesto a dominarse a sí mismo.

 

*Dirección General Enfoque Integral

Consultoría, Capacitación y Coaching para éxito

gsoberanis@enfoqueintegral.com.mx